fbpx

Procesos y maquinaria en la industria textil


Te explicamos como se fabrica la ropa: desde el hilo hasta la pieza

La industria textil tiene como finalidad la creación de hilos y tejidos que posteriormente se utilizaran para elaborar una enorme variedad de productos (prenda, textil para el hogar, automoción etc.).

El proceso textil se puede dividir en los subprocesos de hilatura, tejeduría, tintura y acabados, a los que habría que añadir la posterior confección del producto final. Cada uno de estos subprocesos emplea un gran cantidad de maquinaria con el fin de obtener unos hilos y tejidos de la mayor calidad.

Proceso y Maquinaria Industria Textil

La hilatura y su maquinaria textil

El proceso de hilatura consiste en la fabricación de hilo a partir de fibras naturales, sintéticas, o artificiales. La primera operación consiste en abrir y limpiar las fibras. Tarea que llevan a cabo las abridoras de balas y las limpiadoras. Las fibras limpias se almacenan posteriormente en silos o cuartos de mezcla donde se produce la mezcla y homogeneización de las mismas, pudiéndose mezclar varias fibras diferentes. El siguiente proceso es el proceso de cardado, llevado a cabo en la carda, en la que mediante la acción de una superficie cubierta de puntas de alambre se separa cada una de las fibras y se reúnen en una cinta de cardado.

Posteriormente, las cintas de cardado son mezcladas para conseguir una mayor homogeneización y regularidad. Este proceso tiene lugar en el manuar donde las cintas se doblan y estiran.

Aunque la hilatura open-end (también llamada hilatura de rotores) y la hilatura Air Jet puede producir el hilo directamente de las cintas de los manuares, la hilatura convencional o de anillos, y la hilatura compact, necesitan transformar la cinta de manuar en mechas (cintas más aún más estrechas y con cierta torsión) para poder alimentar a las máquinas de hilar. De esta transformación se encarga la máquina mechera. Por último, algunos tipos de hilo requieren la eliminación de las fibras más cortas para producir hilos más finos y de alta calidad, par ello se utiliza la peinadora.

Finalmente, la fabricación del hilo se lleva a cabo en las continuas de hilar, y en las bobinadoras el hilo resultante se enrolla en diferentes formatos según el uso que se le vaya a dar.

Existen también varios proceso para el acabado del hilo como la tintura de hilo, blanqueado, gaseado y cada uno de ellos requiere una maquinaria concreta.

FD Textil Hilatura

Fuente de la fotografía: Rieter – Empresa representada por FD Textil en España.

La tejeduría y su maquinaria textil

La creación de tejidos a parir de los hilos se lleva a cabo en los telares. Existen numerosos tipos de telares que producen diferente tipos de tejidos (tejidos de calada, de punto, gasas de vuelta…) Los tejidos de calada se fabrican en los denominados telares planos, mientras que los tejidos de punto se fabrican en telares circulares, Ketten, Raschel y tricotosas.

En el caso de los telares planos es necesario realizar una preparación previa a la tejeduría donde se realizan los procesos de urdido y encolado.

El urdido consiste en colocar los hilos de la urdimbre en un cilindro (o plegador) de forma paralela. Este proceso se realiza en los urdidores directos o en los urdidores seccionales que son alimentados por las filetas donde se colocan las bobinas de hilo.

El encolado se lleva a cabo en la encoladora y consiste en aplicar una cola a los hilos para aumentar su resistencia y evitar roturas en el telar.

La reunidora es la encargada de reunir varios plegadores en un solo plegador que será montado en el telar.

Antes de montar el plegador en el telar, la remetedora se encarga de pasar los hilos de urdimbre a través de los elementos del telar. En el caso de que se vaya a seguir usando el mismo tipo de urdimbre, la máquina anudadora es la encarga de unir los extremos de los hilos del nuevo plegador con los del que se ha terminado.

FD Textil Tejeduría

La tintura, los acabados y su maquinaria textil

Existe una inmensa cantidad de acabados textiles y estos van a depender del tipo de tejido a tratar (punto o calada), de su composición y de las cualidades que se quiera otorgar al tejido. De la misma forma, existe una gran cantidad de maquinaria diseñada para cada tipo de acabado.

1- Preparación de la tintura

En ocasiones antes de la tintura es necesario realizar procesos previos para preparar la tela y así obtener una tintura homogénea. Por ejemplo, en los tejidos de calada es necesario eliminar la cola utilizada para el proceso de tejeduría (proceso de desencolado). Esto se puede realizar en máquinas Jigger de forma discontinua pero los sistemas continuos pad batch, pad roll y pad steam son los más utilizados.

Otros procesos previos que también pueden ser necesarios son el blanqueo y lavado. Estos se pueden realizar en las mismas máquinas de tintura o en trenes de lavado y blanqueo especialmente diseñados para esta función.

El mercerizado es un tratamiento que, mediante la utilización de sosa cáustica, permite mejorar el brillo y la humectabilidad de la tela a la vez que mejora los resultados del teñido. El proceso de mercerizado se realiza en la mercerizadora.

Otro proceso de vital importancia es el termofijado de las telas de fibras sintéticas, que permite fijar el ancho de las telas antes de los procesos de tintura. El proceso de termofijado se lleva a cabo en la rama máquina ademas puede ser utilizada para procesos de secado y de acabados químicos.

2- Tintura

El proceso de tintura puede llevarse a cabo mediante procesos de agotamiento (discontinuo) o mediante un proceso de foulardado (sistema continuo).

La tintura por agotamiento se puede realizar en Jets, Over-flows, Air Jets, o Jiggers.

Por otro lado, las líneas para la tintura a la continua constan de uno o varios foulards (donde se impregna y escurre el tejido con un baño de colorante) seguidas de otros elementos para la fijación del color, pudiendo ser estos vaporizadores, hot flues, termosoles o secadores infra-rojos dependiendo del proceso de tintura que se lleve a cabo.

La estampación de los tejidos se puede realizar mediante la estampación rotativa tradicional o mediante la  estampación digitales. Una vez realizada la estampación, es necesario fijar el dibujo en la tela. El vaporizador, combinando vapor y altas temperaturas, es la máquina encargada de ello.

3- Acabados

Calandrado: El calandrado tiene como objetivo modificar la superficie del tejido mejorando el tacto y el brillo de la misma. La calandra, máquina utilizada para tal efecto, consta de dos o más cilindros utilizados para aplicar presión, temperatura y fricción a la tela. La calandra también puede ser utilizada para grabar patrones en la superficie del tejido (gofrado) o para procesos de laminación.

Esmerilado: Utilizado para mejorar el tacto de las telas mediante unos cilindros recubiertos de un material abrasivo, se realiza en la esmiriladora.

Perchado: Mediante este proceso se llevan los extremos de la fibra a la superficie, creando una capa de pelo. La percha (o perchadora) contiene cilindros recubiertos de agujas metálicas con ganchos para extraer el pelo.

Tundido: Mediante una serie de cuchillas la tundosa corta las fibras que sobresalen del tejido a la altura deseada.

Sanforizado: Proceso para reducir el encogimiento que tendrán las telas tras el lavado doméstico. El proceso se utiliza en tejidos de calada y, mediante la aplicación de presión y vapor sobre las telas, se consigue su compresión para que el encogimiento residual sea lo más bajo posible. El proceso de sanforizado se lleva a cabo en la máquina sanfor.

Compactado: Con el mismo objetivo que el sanforizado pero destinado a los tejidos de punto, se realiza en la compactadora.

Recubrimiento e impregnación: Los materiales textiles pueden ser recubiertos o impregnados con infinidad de productos para conferirles propiedades específicas a los tejidos como por ejemplo, propiedades ignífugas, repelentes de agua, protección contra el sol ETC.

Algunos productos requieren una inmersión total del tejido en un baño con el químico correspondiente. En estos casos se utiliza el foulard, donde el tejido pasa por una tina con una solución del producto y luego es exprimido mediante cilindros.

Sin embargo, en otras ocasiones es suficiente con la aplicación del producto en la superficie del tejido. En estos casos se utilizan las rasquetas o los cilindros lamedores que permiten aplicar líquidos o espumas.

Normalmente después de la aplicación, ya sea mediante impregnación o mediante recubrimiento es necesario pasar por la rama para secar el tejido y/o curar el producto aplicado.

FD Textil Acabados

¿TE GUSTA LO QUE ESTÁS LEYENDO?

Suscríbete

Rosalía de Castro, 21
Barcelona 08025
T. (+34) 93 487 40 15
info@ferrer-dalmau.com
logo_TEXTIL